LA BRECHA EDUCATIVA EN AMÉRICA LATINA

Inspirando Maestros > Formando Líderes > Cambiando Vidas

Se han logrado grandes avances en el acceso a la educación en las últimas dos décadas por todo Latinoamérica, pero la mayoría de los niños en la región todavía no consiguen una educación de alta calidad. A consecuencia, demasiados jóvenes entrando a la fuerza laboral carecen las habilidades necesarias para encontrar trabajo digno y para participar en una economía cada vez más competitiva, llena de información, y globalizada. Al mismo tiempo, empleadores no logran encontrar personas capaces para llenar puestos abiertos. Esta incompatibilidad de recursos humanos está suprimiendo el crecimiento económico y perpetuando un sistema de los que tienen, y los que no tienen. Sociedades desiguales son menos eficientes en convertir el crecimiento a la reducción de la pobreza.

En Latinoamérica, la brecha educativa refleja la brecha económica entre los ricos y los pobres. Niveles de desigualdad en América Latina son unos de los más altos del mundo. Países en la región, considerando el coeficiente Gini, son casi el 30% más desiguales que el promedio global (Lustig, IMF, 2015). Unos 74 millones Latinoamericanos (casi el 12.4% de la población de la región) viven con menos de $2 por dia. Más de la mitad son
niños. En Brasil, niños en en el quintil inferior de ingresos terminan un promedio de ocho años de educación, en comparación a más de diez años que terminan los niños en el quintil superior de ingresos.

América Latina necesita apoyo en sus esfuerzos para mejorar la calidad de educación

América Latina se está quedando detrás de otras regiones del mundo con respecto a los años de educación y calidad la de educación. En el 2015, América Latina estaba, en promedio, 2.5 años de escolaridad por debajo de la media de la OECD (IDB, 2015). Hace varios años países en Asia, como Corea del Sur, tenían niveles de educación parecidas, sino peores, que los niveles de varios países Latinoamericanos. Hoy en día,
Corea del Sur tiene más años de educación y resultados educativos significativamente mejores que todos los países Latinoamericanos.
Latinoamericanos de 15 años sacan calificaciones particularmente bajas en matemáticas y ciencia, los cuales son habilidades importantes en el mercado laboral.

Aproximadamente 50% de los Mexicanos, Colombianos, y Brasileños no tienen las habilidades necesarias para resolver ecuaciones matemáticas o para explicar conceptos científicos básicos. En promedio, estudiantes en México sacaron 81 puntos menos en matemáticas en comparación al promedio del OCDE (494 points). Esto es el equivalente a perder dos años de escuela. En el examen PISA más reciente del 2015, esta brecha se
amplió aún más, a tres años de escuela perdidos.

Tal vez aún más sorprendente es que solo un porcentaje muy pequeño, (menos de 1%) de los estudiantes en América Latina sacan calificaciones en el nivel más alto de los exámenes internacionales; hasta los estudiantes de altos ingresos califican debajo de estudiantes internacionales, no solo los estudiantes pobres. Menos de 0.1% de estudiantes en Brasil sacan calificaciones al nivel más alto de ciencia y estos números
no han cambiado desde el 2006 (OECD PISA, 2015).

La tasa de estudiantes que dejan la escuela en América Latina – Los jóvenes no se están quedando en la escuela:

 

● Tasas de terminación de la primaria han subido del 85% en el 2001 al 92% en el 2013, destacando el crecimiento en acceso a la educación en la región (Brookings, 2015). Sin embargo, 92% de los niños en América Latina empiezan la primaria, pero sólo 41% de Brasileños y 35% de Mexicanos se gradúan de la secundaria.

● Uno de cada cinco jóvenes entre 15-24 años en América Latina está fuera de la escuela y sin trabajo, un fenómeno referido como “ninis”- un apodo para “ni estudian, ni trabajan.” Mientras que la proporción de jóvenes que son “ninis” ha gradualmente disminuido desde el 1992, no ha caído lo suficiente para compensar por el crecimiento de la población. A consecuencia, el número de jóvenes que están fuera de la escuela y sin trabajar en la región ha crecido de 2 millones a 20 millones (World Bank, 2016).

● Es bien establecido que jóvenes que dejan de estudiar tienen peores resultados (físicos, mentales y económicos) que los jóvenes que permanecen el la escuela.

 

Inversiones en la educación son inadecuados, mal dirigidos, y favorecen los estudiantes de altos ingresos

A pesar del crecimiento en los últimos años, gastos para la primaria siguen bajos en la región.

● México gasta USD 27,848 por cada estudiante entre 6 y 15 años. Este nivel de gasto es 31% del promedio del OCDE, mientras que el PIB per cápita de México (USD 17,315) es 44% del promedio del OCDE (OCDE, 2015).

● Las universidades en América Latina, las cuales sirven menos de 10% de la población, reciben una parte desproporcionada del presupuesto para educación en comparación a la educación primaria. En Brasil, las universidades públicas tienen sólo el 2% de todos los estudiantes, pero reciben 25% de los fondos para la educación.

Los maestros son la clave para en la calidad de la educación

Una creciente cantidad de investigación muestra claramente que la calidad del maestro tiene un gran impacto en el nivel de éxito de un estudiante en la escuela y en la vida. Es decir, la calidad de maestros es la clave a la calidad de la educación.

Alrededor del mundo, maestros reportan un deseo para aumentar sus habilidades a través de desarolla profesional. Según la Encuesta Internacional de Maestros y Aprendizaje (TALIS) del OCDE, en promedio al nivel mundial, 55% de los maestros quieren más oportunidades para desarrollarse profesionalmente (TALIS, 2013).

Maestros de México y Brasil se sienten agradecidos por la oportunidad, pero no se sienten preparados para abordar adecuadamente los desafíos de la enseñanza que enfrentan. Casi un cuarto (24%) de los maestros en México reportan no sentirse preparados para realizar su trabajo (la tercera proporción de profesores más grande), en comparación al promedio de TALIS de 7% (OECD, 2013).

Entre los países participando en TALIS, México tiene la proporción más baja de maestros que reportan haber terminado una curso para maestros o un programa de entrenamiento (62%) (OECD, 2013). En una comunicación de prensa del 2014, TALIS encontró que más de nueve de cada diez maestros están satisfecho con su trabajo. Pero menos de un tercio creen que ser maestro es valorado como profesión en la sociedad. Es importante notar que los países donde los maestros se sienten valorados tienden a tener mejores resultados en PISA.

Plan para el progreso – el caso para Educando

El progreso está tomando raíz en toda América Latina. Educando está orgulloso de poder promover el progreso social de esta década. La pobreza sigue siendo un problema, pero con $4 al día como la umbral de pobreza, la población en la región que vive en pobreza cayó del 45% al 25% entre el 2000 y el 2014 (Brookings, 2016). Aún así, países Latinoamericanos todavía siguen teniendo calidad baja de educacion. En el PISA del 2015, América Latina y el Caribe siguen con unas de las calidades más bajas de educacion. México estaba classificado como 56 en matemáticas y 58 en ciencia.

Brasil estaba aún peor, como 65 en matemáticas y 63 en ciencia. Ambos México y Brasil obtuvieron resultados equivalente a tres años menos de escuela que el promedio registrado por el OECD. Educando prevé un futuro en el que todos los jóvenes en América Latina reciben la educación que necesitan para ser miembros productivos de la sociedad y trabaja todos los días hacia este futuro.

Nos enfocamos en la área clave donde podemos tener el mayor impact: el liderazgo en las escuelas. Nuestra misión es entregar entrenamiento de primera categoría y apoyo continuo a los maestro y directores de escuelas con pocos recursos en América Latina, impactando el sistema fundamentalmente de abajo para arriba. Educando trabaja junto con los gobiernos locales e involucra empresas privadas para invertir recursos y conocimiento. Desde que se fundó en el 2002, Educando ha invertido más de $24 millones en programas de educación, y hemos entrenado cerca de 8,000 educadores en escuelas públicas de México y Brasil, impactando más de 4.4 millones de estudiantes.

Construyendo puentes: Inversión intercultural y la celebración de educación de alta calidad

Las Américas son una región muy grande y muy diversa. Pero como vecinos, le debemos al bien común global unirnos para apoyarnos uno al otro en áreas críticas para el desarrollo global y cooperación internacional. Un ejemplo particular que Educando trabaja es la educación de buena calidada para todos nuestros ciudadanos. Los donantes internacionales de los Estados Unidos se están pasando por encima la educacion en America Latina. Solo una porción pequeña de los recursos internacionales son dirigidos para América Latina. En adicción, solo una porción pequeña de los recursos internacionales son dirigidos a la educación, y sólo una fracción de eso es dirigido a la educación de primaria y secundaria.

El vasto y continuo intercambio de ciudadanos, recursos, y servicios entre los Estados Unidos y dos de las economías más grandes en América Latina, Brasil y México, es razón suficiente para asegurar un diálogo abierto dentro de las Américas. La decencia común y el respeto debería cerrar el trato. En Educando, estamos trabajando para asegurarse que los estudiantes en América Latina no sigan sufriendo por la falta de fondos dedicados a la educación. Su contribución ayuda hacer un impacto.

  

Please wait...

Newletter > Subscribe | Suscribirse | Assine

Want to be notified when our article is published? Enter your email address and name below to be the first to know.